top of page

El ícono de Emaús

El tercer domingo del tiempo ordinario se celebra el "Domingo de la Palabra de Dios".

Y el logo de esa celebración es un extracto de este bello ícono




El Papa Francisco con el motu proprio 'Aperuit Ilis' instituyó en 2019 que el tercer domingo del tiempo ordinario se celebra un día dedicado a resaltar, de manera especial, la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y la vida del cristiano.

El logo oficial del Domingo de la Palabra de Dios está tomado de un ícono escrito por Sor Marie-Paul Farran, una monja benedictina que vivió entre 1930 y 2019.

La reelaboración para la creación del logo fue comisariada por Giordano Redaelli, un calificado diseñador gráfico y visual, como también pintor.



Sor Marie-Paul y los íconos


Hermana Marie-Paul Farran nació el 10 de noviembre 1930 en El Cairo, Egipto. En el 1955, después de una peregrinación en Tierra Santa, profundamente marcada por la experiencia vivida, entra en el monasterio de Benedictinos de Notre-Dame du Calvaire en Jerusalén, en el Monte de los Olivos.


En 1960, el hermano Henri Corta, de los pequeños Hermanos de Carlos de Foucauld, pasó por Jerusalén y pidió alojamiento un tiempo en el Monasterio. Y en forma de pagar y agradecer la hospitalidad, preparó un curso, una escuela de iconografía. Así pudo iniciar a algunas de sus hermanas en la escritura de iconos: no se limitó para enseñar habilidades técnicas, sino que también profundizó en el significado de cada fase de la obra, ilustrándola a través de las páginas del Biblia y la experiencia de su protagonistas. De ahí toma su forma de "escritura" y no de pintura.


Esta "escuela" del hermano Corta encanta a la hermana Marie-Paul hasta tal punto que la escritura de los iconos se convierte en su misión. Le encantaba testificar: «Escribir un ícono me sumerge en Dios y cuando "escribo de Dios" es sentirse tan inmerso en Él, es vivir experiencias que son difíciles de expresar con palabras».


A la hermana Marie-Paul le encantaba decir que estaba en el camino de Jerusalén a Emaús, inauguró la “primera escuela de la Escritura”, configurado directamente del Resucitado.

La hermana Marie-Paul escribió iconos hasta el 8 de mayo de 2019, cuando partió a contemplar a Dios cara a cara. Hoy el taller y la escuela están a cargo de Sor Marie-Bénédictine, quien ha recogido su herencia, y explica que “el ícono es la Palabra de Dios en color”.


Video: Íconos, Palabra de Dios en color.



Orígenes de la imagen


La vívida historia del encuentro de dos discípulos con el Cristo resucitado en el camino a Emaús se encuentra en el capítulo 24 del Evangelio de Lucas. La escena a menudo se ha renderizado en el arte de Europa occidental. La pintura, "Supper at Emaus" de Caravaggio es particularmente famosa.


Sin embargo, este es un ícono especialmente inusual, porque uno de los discípulos es mujer. En realidad, existe una excelente escritura y evidencia tradicional para identificar al discípulo no identificado como mujer. El hombre es nombrado Clopas o Cleopas (cf. Lucas 24,18). En otros lugares, una mujer llamada María (a menudo llamada "la otra María" para distinguirla de María, la madre de Jesús y María Magdalena), es nombrada como la esposa de Clopas (Juan 19,25). Aún en otra parte, esta María es identificada como la madre del apóstol Santiago el Menor y Joses (Marcos 15,40). Entonces, el compañero más probable para Clopas en el camino a Emaús sería su esposa Mary, quien había sido testigo de la Crucifixión y de la tumba vacía (Marcos 16,1).


"Camino a Emaús" - Sor Marie-Paul Farran, O.S.B., Monasterio en el Monte de los Olivos, Jerusalén, Israel.


Teología y simbolismo


Cuando una historia se cuenta en iconografía, es bastante común que existan múltiples escenas en yuxtaposición dentro de la misma imagen. Aquí, vemos a Jesús y a los dos discípulos caminando en medio de un terreno montañoso a la izquierda, y los mismos individuos sentados alrededor de la mesa de la tarde en Emaús a la derecha. El fondo general y el borde del icono están cubiertos (en el original) con pan de oro. El oro se usa en iconos para representar la luz divina de la revelación de Dios, elegida por su valor, liberada del empañamiento, y su capacidad metálica para enriquecer y transformar la luz de una manera tan diferente del pigmento. Las palabras escritas en la parte superior del ícono son una traducción inusual de Lucas 24,32.


Jesús está vestido con túnicas clásicas griegas antiguas, una túnica roja, simbólica de su humanidad y su sangre sacrificada por nosotros, cubierta por una túnica de azul oscuro, simbólico del misterio celestial de su divinidad. En su manga derecha hay una banda de hilos mixtos rojos y dorados, un antiguo símbolo bizantino de realeza y que significa el papel de Cristo como Rey del Universo. La cabeza de Jesús está rodeada por un halo dorado inscrito con una cruz y las letras griegas omega, omicron y nu. Deletrean "ho on", griego para "YO SOY", el nombre de Dios usado en Éxodo 3,14. El halo se usa en iconografía para indicar santidad, y solo Cristo está inscrito con una cruz. A la izquierda, Jesús sostiene un pergamino, simbolizando la Palabra de Dios que está comunicando a los discípulos. A la derecha, rompe el pan mientras se prepara para compartirlo con ellos.


El paisaje de fondo es bastante toscamente dibujado y carece de detalles. Esto se hace deliberadamente en íconos para enfocar la atención del espectador en los aspectos importantes de la historia. Los muebles en la escena de la derecha también se representan en forma más bien esquemática. De hecho, el taburete en el que está sentado Jesús parece tener piernas más cortas en la parte delantera que en la espalda. En lugar de emplear la técnica más realista de dibujo en perspectiva, los iconógrafos utilizan con frecuencia la "perspectiva inversa" para atraer al espectador a la escena.


Para cuando Lucas escribió su Evangelio en algún momento entre 63 y 80 dC, La liturgia de la Eucaristía estaba bien desarrollada y esta historia tiene un paralelo obvio con ella: una explicación de las escrituras seguida de la comida eucarística. Los ojos del discípulo se abrieron a la realidad de Cristo resucitado al partir el pan (Lucas 24,35).



Explicaciones del logo




Fuente: Christian Media Center

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page